PUNTOS CARDINALES

  1. Abrazamos la trashumancia como filosofía de vida, pensamiento y trabajo. Es decir, establecemos asentamientos estacionales para trabajar, pero nos alejamos del nomadismo en el sentido de que después de los pastoreos exploratorios solitarios, a dúo o a coro, volvemos a la base madre, ya sea de manera literal como a través de la memoria que se guardamos de ella.
  2. Trabajamos a partir de las artes musicales, dialogando de manera ineludible en el camino con las artes literarias, escénicas, visuales y audiovisuales como lenguajes que se integran entre sí a través de la poesía como columna vertebral, punto de partida y de llegada.
  3. Abordamos principalmente temas como memoria, territorio e identidad, cruzando nuestro trabajo musical, además, con la antropología, la tradición oral, la filosofía, la historia, la física, la química, la biología, las matemáticas, el diseño o la artesanía, entre otros lenguajes, disciplinas y/o saberes.
  4. Investigamos y desarrollamos la obra musical como resultado poético y al mismo tiempo como herramienta pedagógica potencial que se forja en la tensión individuo/colectivo a través de la experimentación, la colaboración y la observación atenta de los contextos territoriales como metodologías de trabajo.